25 septiembre, 2021

Peronistas.com

Informacion Clasificada del Justicialismo

Alberto Fernández apuntó contra María Eugenia Vidal por su gestión en educación

«Hay que tener cara para decir ‘no vamos a abrir más universidades porque los pobres no llegan a las universidades’. Yo tengo una tranquilidad: se mudó de la Provincia y se fue a la Ciudad de Buenos Aires. Con la Universidad de Buenos Aires que cumple 200 años no va a poder», enfatizó el presidente Alberto Fernández sobre el rol de la exgobernadora, María Eugenia Vidal, en un mensaje con clave electoral a días del cierre de listas que tendrá lugar el 24 de julio.

En el marco del acto que encabezó en la sede de la Universidad Nacional Arturo Jauretche (UNAJ), en el partido bonaerense de Florencio Varela, por la presentación de la segunda etapa del sistema de becas estratégicas Manuel Belgrano dedicado a estudiantes de universidades nacionales y provinciales, el jefe de Estado criticó a la oposición por utilizar electoralmente la lucha por educación y recordó la mala gestión del macrismo en ese tema.

«El mayor número de alumnos son primera generación de universitarios en sus familias, no es verdad que los más débiles no pueden acceder a la universidad, es mentira. No pueden si el Estado no le acerca los recursos y los medios para que lleguen. Si tienen que pagar universidades privadas no llegan», resaltó Fernández en alusión a los dichos que Vidal tuvo en el pasado, cuando afirmó que «nadie que nace en la pobreza llega a la universidad».

«Ahora dicen sueltos de cuerpo que el gobierno de Macri a la salud la pasó a segundo plano. Maltrataron a docentes, cerraron escuelas, nos endeudaron, nos dejaron una crisis inigualable y ahora nos explican cómo tenemos que arreglar la deuda», recordó el Presidente en otro tramo de su discurso.

En ese sentido, habló de la necesidad de contar con «cada uno» de los argentinos ya que «nadie puede estar afuera» y sostuvo: «la gran diferencia que tenemos con los opositores es que ellos piensa en un país donde sobran 20 millones de argentinos y nosotros pensamos en un país donde todos estemos».

En otra parte de su discurso, se refirió a la vicepresidenta y detalló: «Cristina amplió derechos como en la democracia no se recuerda. Tengo una íntima carrera que es ganarle a Cristina, quiero darle más derechos que lo que Cristina le dio a los argentinos, y puse una vara altísima». Matrimonio igualitario, la ley de identidad de género y de muerte digna, fueron algunos de los ejemplos que brindó.

Y concluyó: «La mejor forma de entender que Argentina puede ser el mejor país es que nos preparemos, estudiemos, que hagamos todo lo necesario para que todos y todas tengan acceso a las universidades».

A su turno, el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, también dejó un mensaje para su antecesora: «Se siguen llenando la boca con lo que les interesa la educación publica, cuando en ese momento hablaban de caer en la educación pública. Hubo quienes gobernaron la Argentina y presentaban como un gran logro no abrir hospitales en la Provincia de Buenos Aires».

«Se llamen como se llamen, le cambien el logo, el nombre, los colores, para los argentinos el neoliberalismo y su forma actual, el macrismo, significa siempre lo mismo: ajuste, deuda, desempleo, falsas promesas. El pueblo tiene confianza en un futuro mejor y tiene memoria. Sin memoria no hay futuro», exclamó.

Del acto también participaron el ministro de Educación, Nicolás Trotta; la vicegobernadora bonaerense, Verónica Magario, el secretario de Políticas Universitarias, Jaime Perczyk; el intendente local Andrés Watson; y el rector de la UNAJ, Ernesto Villanueva.

Becas Manuel Belgrano

El programa anunciado por el Gobierno cuenta con una inversión de más de 3.700 millones de pesos y tiene el objetivo es promover el acceso, la permanencia y la finalización de estudios en áreas clave para el desarrollo económico y la igualdad social.

«Si no tienen estas becas cuesta mucho. Nuestro deber es mejorar todos los días la educación. El futuro de las sociedad no está en la riqueza que tenemos bajo la tierra, está en la inteligencia», sostuvo el máximo mandatario.

Los fondos se destinarán al pago de un monto equivalente a la remuneración de dos ayudantías de segunda simple, ajustables anualmente, para estudiantes de los sectores vinculados a Petróleo, Gas, Minería, Computación e Informática, Ambiente, Logística y Transporte, Alimentos y Energía.

Esta segunda etapa del programa multiplicó la cantidad inicial de becas que se había lanzado durante la primera fase del sistema, en febrero de este año, y que estaba compuesta por 12 mil aplicaciones estudiantiles.

Ahora, el número llega a las 24 mil becas, para estudiantes de hasta 30 años, en el caso de ingresantes a nuevas carreras, y hasta 35 para avanzados en sus estudios, y cuyos ingresos en el grupo familiar sean inferiores a tres salarios mínimo, vital y móvil.

Campaña de vacunación

«Trajimos vacunas de todos lados. El 50 por ciento de la población argentina está vacunada al menos con una dosis. Hay que seguir cuidándose, pero el padecimiento de la enfermedad va a ser mucho menor», señaló el Presidente sobre la campaña de vacunación.

Además, destacó el ritmo que tomó el operativo: «Este proceso de vacunación tan acelerado que vivimos es como voltear el muro, encontrar la luz del otro lado. La puerta de salida no está lejos. Cuando crucemos esa puerta volveremos a nuestra vida, a abrazarnos, a disfrutar del afecto de nuestra familia. Volveremos a ser felices».

La anécdota con Jauretche

Al comienzo de su discurso, Fernández recordó que el día que conoció a Arturo Jauretche en un bar, le pronunció una frase que no ha cambiado con el tiempo: «Me puse a hablar con él y me dijo una frase. ‘A los argentinos los han convencidos que viven en un país sin futuro, que no sirve de nada'». 

Sobre este punto, puso como ejemplo las notas que aparecen en los diarios y hablan de los argentinos que «tienen una vida exitosa» en otro países, y, citando a Jauretche, expresó: «pongamos en la cabeza de cada argentino, una Argentina a la cabeza del mundo». «Somos un país maravilloso. Nos quieren hacer creer que somos un pueblo claudicante, sin fuerzas, sin ganas», resumió.

Fuente: Página/12